48

Aquel balonazo me aclaró la mente. Volvería a casa, sí, es lo que iba a hacer, le escribiría la canción que tantas veces le había prometido, después me largaría para que pudiese empezar una nueva vida, una vida feliz, la que tanto se merecía.

Me costaba andar, estaba claro que mi cuerpo había superado sus límites de resistencia, pero estaba decidido, ni siquiera el muro más alto iba a detenerme, los niños me observaban recelosos, era evidente que mi aspecto no era el mejor, daba igual, ninguno  de ellos me importaba lo más mínimo ni tampoco pretendía que me eligiesen como modelo a seguir.

 Con mucho esfuerzo entré en el portal. Abrí la puerta con dificultad, ni siquiera me dio tiempo a llegar al pasillo, unos brazos cálidos me rodearon. No estaba preparado para aquello, caí al suelo y rompí a llorar. Besé sus manos para comprobar que no era un sueño más, a pesar de todo había vuelto a por mí y nada iba a conseguir que le volviese a dejar marchar…

Anuncios

Acerca de Dama Roja

25% Sangre coruñesa + 25% Sangre bilbaína + 50% Frío palentino = 100% Verove. Maestra de Infantil y Escritora frustrada (algún día). Algo rara pero original!!
Esta entrada fue publicada en Mis cuentos. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a 48

  1. Nerea dijo:

    Vero ésto es un jaleo, no encuentro los comentarios de la peña, además va super lento… LO TIENES PETAO!!!!! A ver si haces lo de vayaguardo.com, jejejeBESOTES Y FELIZ NAVIDAD, nos vemos en los bajos, jeje… veras q fiesta, ya se quejará el hígado y la cabeza cuando acaben(y seguro q las anginas también)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s