Juicio a una viejita indefensa

Abogado defensor: ¿Cuantos años tiene?
Viejita indefensa: tengo 86 años.
AD: ¿Podría decirnos, qué fue lo que sucedió?
VI: Pues allí estaba yo sentada, en la mecedora, en mi porche en una agradable noche de primavera, cuando un joven se acercó y se sentó junto a mí.
AD: ¿Usted le conocía?
VI: No, pero el se mostró bastante amigable.
AD: ¿Qué sucedió después que él se sento?
VI: Él comenzó a acariciarme las piernas
AD: ¿Usted lo detuvo?
VI: No, yo no lo detuve.
AD: Por qué?
VI: Me sentía muy bien, nadie me había hecho eso desde que mi esposo murió hace 30 años.
AD: ¿Qué sucedió después?
VI: Él comenzó a acariciarme los senos.
AD: ¿Usted lo detuvo entonces?
VI: No, yo no lo detuve.
AD: ¿Por qué?
VI: Bueno, señor Juez, sus caricias me hicieron sentir viva y excitada. No me había sentido así en muchos años.
AD: ¿Qué sucedió después?
VI: Bueno yo me estaba sintiendo tan caliente y excitada que simplemente abrí mis piernas y le dije: hazme tuya jovencito, tómame, hazme el amor.
AD: Entonces, ¿él la tomó, le hizo el amor?
VI: No. Él solo gritó "¡Feliz Día de los Inocentes!". Y fue allí cuando le disparé al hijo de la gran puta!
 
Anuncios

Acerca de Dama Roja

25% Sangre coruñesa + 25% Sangre bilbaína + 50% Frío palentino = 100% Verove. Maestra de Infantil y Escritora frustrada (algún día). Algo rara pero original!!
Esta entrada fue publicada en Humor. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s